Metates

Piedras de moler

Arq. Elena Troyo


Metate sin reborde que representa un guacamayo.
Procedencia: Nicoya, Guanacaste.
Las sociedades prehispánicas sobresalieron por su estrecha relación con el medio ambiente.

Esto las llevó a aprovechar una gran diversidad de recursos naturales, entre ellos, la piedra; sirvió para fabricar diferentes artefactos empleados en la caza, la guerra, la agricultura, actividades domésticas y ceremoniales.

Entre los objetos de uso doméstico se encuentran los metates. Al compararlos con los del resto de América, los costarricenses sobresalen por su complejidad artística.


Metate con mano empleada en la maceración del maíz; pueden observarse los soportes o patas caladas y bajo relieves en el plato.
Procedencia: Guanacaste, Costa Rica.
Propiedad: Museo Nacional de Costa Rica.
Los metates eran elaborados con un solo bloque de piedra volcánica, en la que se tallaban representaciones de animales propios de su medio, tales como mamíferos, reptiles y aves.

En las investigaciones arqueológicas, estos metates se asocian con áreas domésticas y funerarias; los menos elaborados se empleaban en la preparación diaria de alimentos tales como maíz, yuca y pejibaye.

Los metates más elaborados técnica y artísticamente, tenían un uso ceremonial en el procesamiento de alimentos antes o durante los rituales y eran signo de posición o poder político, económico y social.

Otros indicios hacen pensar que también se utilizaron como asientos para las personas con mayor rango.


Metates sin decoraciones usados en la preparación diaria de alimentos.
Procedencia: Guanacaste, Costa Rica.
Propiedad: Museo Nacional de Costa Rica.
En las distintas regiones de Costa Rica los metates más complejos adquirieron características diferentes, dependiendo del tipo de alimento procesado; por ejemplo, como el macerar la yuca y el pejibaye requería de mucha agua, los metates poseían un reborde en el plato para impedir que se derramara.

Para triturar los productos se utilizó una mano o “methapille” (hijo de metate) en forma de estribo o pan de jabón. Los metates usados para la molienda de maíz no presentaban reborde y la mano era en forma de cigarro alargado, con mayor longitud que los bordes del plato.

En ambas clases por lo general sobresale, en un extremo, la cabeza del animal representado: jaguares, guacamayos y otros.


Metate que representa un jaguar. Se aprecia la perfección técnica en la elaboración de soportes o patas en forma calada con elementos en bajo relieve. Posiblemente se usó en actividades ceremoniales.
Procedencia: Guanacaste, Costa Rica.
Las representaciones podían ser realistas casi imitativas, hasta transformar la obra en arte imaginativo; expresaban conceptos místicos. Es indudable que en los metates costarricenses se aprecia la perfección técnica, la delicadeza de las formas y detalles que los hacen sobresalir de los del resto de América.


¿Le gustaría conocer los metates?

Visite el Museo Nacional, situado entre avenidas central y segunda, calle 21, San José.