Las nubes no son vapor de agua

MSc Evelio Méndez Castro

Las nubes atmosféricas, las que encapotan el firmamento, se ven suspendidas en lontananza, disgregadas en la bóveda celeste, levantándose como grandes motas de algodón en el horizonte o al pie de las montañas, cuyas variadas y caprichosas formas permiten clasificarlas y darles los distintos nombres con que se les conoce y distingue.

No se trata de vapor de agua sino de millones de gotitas de agua líquida que flotan en el aire y eventualmente se convierten en lluvia, nieve o granizo, de acuerdo con las latitudes terrestres y las estaciones astronómicas de que se trate.

Como las nubes se encuentran flotando en la atmósfera, desde luego que lo hacen en un medio gaseoso, por lo que en ellas también se encuentra dicho estado material. Pero, además presentan partículas sólidas como polvo, ceniza y arena. Estas partículas se convierten en núcleos de condensación, en cuyo alrededor se acumula el líquido, el cual poco a poco va en aumento, hasta formar cuerpos tan pesados que no pueden flotar en el aire, son atraídos por la fuerza de gravedad y provocan las distintas formas de precipitación.

En realidad, las nubes son suspenciones coloidales que se forman en el aire con vapor de agua, otros gases atmosféricos, agua en estado líquido y partículas de polvo; las mismas provienen del suelo, de la arena y cenizas que expulsan los volcanes durante las erupciones, de las fábricas con sus chimeneas contaminantes y de los residuos que expulsan los motores de combustión.

En el aula, en nuestras casas, por los lugares donde andamos, abunda el vapor del agua contenido en la atmósfera. Éste nunca es visible, solo cuando las condiciones atmosféricas son tales que ocurre condensación y entonces sí vemos la neblina, que es lo que realmente conforma y hace visibles a las nubes.

¿Ha jugado alguna vez a buscar formas y figuras en las nubes?

Si pregunta a sus padres y abuelitos, se dará cuenta que por generaciones, las nubes han sido una agradable distracción para jóvenes de todas las edades. Solo cuídese de no mirar directamente al sol.

Vapor de Agua

Actividad:

Objetivo:

Diferenciar entre vapor de agua, neblina, nube, utilizando para ello un recipiente con agua hirviendo y un escape de gas reducido.

Materiales:

  • Una plantilla o calentador.
  • Una cafetera o caldero para hervir agua.

Procedimiento:

  • Llene el recipiente hasta un poco más de la mitad con agua y póngalo a calentar hasta ebullición. Mantenga el calentamiento por algún tiempo hasta que el proceso físico llegue a la máxima expresión.
  • Observe lo que ocurre y anote todo lo que ve.
  • Haga un dibujo lo más exacto posible del experimento y todo lo que sucede.

Cuestionario:

  • ¿Cuál es el estado del agua con que llenó el caldero o cafetera?
  • ¿Qué efectos produce el calentamiento en el agua líquida?
  • ¿Por qué es necesario mantener la ebullición en su máxima expresión?
  • Dibuje exactamente lo que observó desde la salida del vapor hasta la formación de neblina
  • Indique en el dibujo anterior las partes donde hay vapor y donde hay condensación.
  • ¿La parte invisible contiene vapor de agua? Justifique su respuesta.
  • ¿Podríamos ver las nubes si estuvieran compuestas de vapor de agua? Explique.