Mi nombre es Alvaro Morales Ramírez. Nací en San José, 20 minutos antes que mi hermano Roger, y soy el mayor de 5 hermanos.
Desde la escuela, siempre sentí una gran curiosidad por los animales, las plantas, y todo aquello que me motivara a preguntarme porqué las cosas eran así.
Recuerdo un día que mi papá llegó a la casa con unos libros de biología y yo con gran curiosidad empecé a leerlos. Poco a poco mi interés por las cosas vivas fue creciendo.
En el Colegio siempre me identifiqué con las ciencias naturales: biología, química, matemática y física, en esta última materia una vez me saqué un 100 en un exámen, no lo podía creer.
Cuando llegó la hora de decidir que estudiar en la Universidad, topé con la gran suerte de que en esos momentos empezaron a pasar por la televisión los programas ´El mundo Submarino de Jack Cousteau¨, lo que terminó de covencerme de que mi futuro profesional estaría en la Biología Marina.
Ingresé a la Universidad de Costa Rica a estudiar Biología.
Poco antes de graduarme como bachiller de Biología, obtuve una beca para trabajar en un laboratorio de Biología Marina en la zona del Canal de Panamá, con un especialista norteamericano en larvas de erizos de mar.
Cuando observé por primera vez seres microscópicos vivos, moviendose, comiendo y nadando por todas partes me dije: esto es lo mío, y así inicié una nueva etapa en mi vida: el estudio de plancton marino, más específicamente de los animalitos microscópicos que vicen en el mar.
Primero me dediqué a estudiar estos animalitos en los arrecifes de coral de Cahuita, en Limón.
Luego obtuve una beca para hacer mi doctorado en Alemania (5 años) y estudié estos animalitos en otras partes del mundo, viajando en barcos muy grandes y cómodos;uno de ellos hasta tenía un gimnasio y un baño sauna para uno poder relajarse.
Todos estos animalitos sirven de alimento para los peces que nos comemos, además nos dan una idea de si el agua está o no muy contaminada; algunos de ellos ,incluso, son el alimento predilecto de grandes ballenas.
Actualmente trabajo en la Universidad de Costa Rica y me dedico a investigar estos animalitos en diferentes lugares de nuestro país: Golfo de Nicoya, Golfo de Papagayo, Golfo Dulce y Limón. Voy al mar por algunos días y con un bote, redes de plancton y equipo electrónico hago estudios en esos sitios.
Disfruto mucho de mi trabajo, aunque en la mayoría de las veces resulta muy cansado. Ustedes ya se imaginan lo que es pasar 6 y hasta 8 horas bajo el sol.
Por dicha siempre me acompañan estudiantes interesados en aprender sobre el plancton. Pero esto es solo una parte del trabajo.
Luego sigue el trabajo de laboratotio, de observacion en los microscopios y por último el trabajo en la computadora. Todo esto es muy divetido para mí, si no lo fuera hace mucho tiempo estaría haciendo otras cosas.
Esto también me ha permitido viajar a otros países para conocer lo que otras personas hacen en este campo, para mostrar lo que yo hago o bien, para enseñar, por todo esto me siento sumamente contento de haber hecho todo lo que me había propuesto, y aunque no ha sido fácil, siempre estuve convencido de que lo lograría.