El arroz, plato mimado

 

¿Qué es la ingeniería genética?

Queremos contarles otras cosas muy interesantes sobre las investigaciones que realizan la doctora Espinoza y su equipo de científicos, en la llamada Ciudad de la Investigación de la UCR, donde está su laboratorio.

El programa de trabajo de este grupo se centra en el cultivo del arroz, que es uno de los alimentos más importantes en la dieta no solo de los costarricenses sino de millones de personas en todo el mundo, principalmente en Asia. Es tan importante, que si el arroz faltara habría serios problemas de hambre en el mundo.

Ahora bien, ¿qué hacen Ana Mercedes y su grupo para contribuir a que no falte este precioso cereal?

Ellos buscan obtener una planta de arroz más sana y vigorosa que produzca más granos, mediante la aplicación de técnicas modernas de ingeniería genética.

¿Y qué es la ingeniería genética?

Es el conjunto de técnicas mediante las cuales podemos modificar la información genética de un ser vivo para agregarle una característica que le brinde una ventaja, como por ejemplo resistencia a plagas y enfermedades. En el caso del arroz, lo que se quiere es que la planta se vuelva más fuerte al ataque de los virus e insectos que afectan a este cultivo.

¿Y cómo es esa característica? ¿Cómo se introduce en la planta?

La característica de resistencia al virus es una molécula de ADN y, en este caso, proviene de los mismos genes del virus. El "vehículo" para introducir esas moléculas son unas diminutas partículas de oro que se disparan con una pistola especial; el blanco es el núcleo de las células del arroz. La planta transformada se vuelve así resistente al virus.

Tubitos fríos:
El primer paso para transformar una planta consiste en aislar los genes de resistencia que se guardan en estos tubitos en un congelador.
La gran lupa:
Como los virus son tan chiquitos, se requiere un microscopio electrónico similar a este para observarlos. Este aparato funciona como una gran lupa que aumenta el tamaño del objeto miles de veces.
Dispara diminutas bolitas:
Esta aparato dispara veloces y diminutas bolitas de oro, recubiertas, no de chocolate, sino de ADN, contra las células del arroz.
Plantitas transformadas:
Bien cuidadas. Las plantitas de arroz transformadas se mantienen en un cuarto especial con mucha luz y protegidas de la contaminación externa. Crecen en un medio nutritivo muy rico.
Listas para sembrar:
Una vez transformadas, las plantitas se siembran en el invernadero, lugar donde crecen y se reproducen.


El grupo de Ana Mercedes también colabora con otros investigadores e instituciones nacionales y extranjeras de gran prestigio. Los resultados obtenidos entre todos serán compartidos con el resto del mundo para beneficio de la humanidad.

Así que cada vez que ustedes se comen un plato de arroz, recuerden que hay personas aquí en Costa Rica que están trabajando con todo cariño y dedicación para que ese granito sea más sano, más abundante y más nutritivo. ¿Interesante, verdad?